Mis Chiquininos

Blog de maternidad, crianza positiva y alimentación saludable

Los amigos de toda la vida

Y empezó la temporada de cumpleaños para Michiquinina con s sus amiguinas (soy extremeña, el -ino es necesario). Bueno, y para Michiquinino, que también lo invitan, que el tío ambienta una barbaridad. Creo que la niña va a poder decir dentro de unos años lo de… son unas amigas de toda la vida.

Cuando Michiquinina empezó la guardería, se unió más a los niños que eran de sus características, grandes de tamaño y maduros. Que curioso es el cerebro humano. Ya desde pequeño te haces unos amigos que luego van madurando al mismo tiempo que tú y que te siguen encajado a lo largo de la vida. Cómo es el cerebro humano! Puede que haya algunos momentos en que la relación no sea tan cercana, pero siempre se encuentran puntos de unión. Me imagino que también será el hecho de pensar en ellos y recordarlos desde que tienes memoria.

En el pueblo de mi marido, que me ha acogido tan maravillosamente, acuñan mucho con “de toda la vida”. Si lo usas en un argumento, ya no hay mucho más que se pueda decir en contra. Yo tengo mis reticencias porque obviamente porque algo se haya hecho siempre así, porque le demos una pensada de si se puede hacer mejor, no pasa nada. Pero para los amigos, no se me ocurre nada que pueda acompañar mejor al termino “amigo”. Le sumas un “de toda la vida” y te quedas hecha una señora.

Obviamente, seguro que Michiquinina seguirá haciendo amigos. También aprenderá, un poco dolorosamente cómo nos pasa a todos, que los buenos de verdad caben en los dedos de una mano. Pero espero que los amigos de toda la vida siempre estén ahí, pues la conocen desde que casi todo empezó para ella.

Ayer leí que tener amigos te hace generar endorfinas y te da salud. Cuidado, que no cualquier cosa vale, hay que ser selectivos. Pero un amigo bien elegido son todo ventajas, entre ellas ahorrarte una pasta en psicoterapia.

Por mi parte, me encantaría tomarme un café con mis amigos de toda la vida (también voy a incluir ahí a los que conocí con menos de 20 anos, que como dice la canción “no son nada”). Mis amigos de verdad, los que la vida me ha ido regalando. Esos con los que no puedo tener tanto contacto como quisiera. Forman parte de lo que soy ahora porque estuvieron y están mientras que llegaba hasta aquí. Pensar en ellos siempre me saca una sonrisa. Sirvan estas palabras para decirles que los tengo más presentes de los que ellos se creen. Ojalá mi niña tenga tanta suerte como yo. No tengo la autoría de la frase “Los amigos son la familia que escogimos”, ahí es nada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: